Por qué generar una comunidad de servicios editoriales

Serifa nació en el momento en que varios compañeros literatos se vieron en la dificultad de conseguir trabajo estable y vieron una oportunidad de ofrecer servicios editoriales en conjunto. Así, podría ser más sencillo freelancear y realizar trabajos que comúnmente los literatos hacemos cuando no tenemos camello/chamba. La idea era agrupar literatos para realizar trabajos de buena calidad en un tiempo razonable.

Serifa no se quedó ahí: creció, pero creció con la idea de apoyar a la comunidad de literatos y demás agentes del sector editorial. Así, actualmente, su trabajo no parece estar del todo enmarcado en simplemente prestar servicios editoriales, sino que Serifa se ha transformado, más bien, en una consultora que busca crear una comunidad de artistas que puedan definir pautas en cuanto a precios y reglas de contratación de los servicios que prestamos. 

De cierta manera, esa transformación se da por el carácter de sostenibilidad que Lina Duarte, socia fundadora de la empresa, propone para Serifa: “No pensamos hacernos ricos con Serifa, pensamos trabajar bien”. Esta idea los llevó a definir parámetros laborales justos, porque por el tipo de negocio que tenían, estaban casi obligados a contratar freelancers constantemente. Precisamente es en el freelanceo en el que el problema de las malas prácticas contractuales es más drástico porque los clientes suelen tomarlo como una situación de informalidad que pueden aprovechar. Por eso el objetivo de Serifa es combatir esas malas prácticas, de las que ellos ya habían sido víctimas en el pasado y de las que siguen siendo víctimas en el presente, incluso con los mismos clientes de la empresa. 

En el año 2019, Serifa fue ganadora de una beca del Ministerio de Cultura para desarrollar un proyecto en el marco de la convocatoria “Laboratorios de innovación para la economía naranja”, que tiene como objetivo generar innovación en el gremio a partir de la transferencia de conocimiento en el cluster editorial (es decir, de las industrias creativas). Desarrollaron el proyecto “Kit de supervivencia en el mundo editorial”, que busca combatir la vulneración de derechos laborales en el ámbito editorial. Para ello, emplearon el estímulo en el diseño de un manual, que contiene un recorrido completo por el tema del trabajo editorial en Colombia y las buenas prácticas laborales; y una calculadora que sirve para calcular tarifas justas. Sin embargo, el proyecto es mucho más grande e incluyó algunas otras actividades y productos: 

  • Plantear problemáticas y soluciones en conversatorios con expertos
  • Diseñar soluciones en talleres con editores y traductores
  • Socialización del manual y de la calculadora

Para llegar al diseño de un producto como éste, Serifa sufrió un tremendo cambio organizacional, e incluso cambiaron sus objetivos como empresa: además de una prestadora de servicios editoriales, Serifa es hoy día una empresa dedicada al desarrollo de estrategias de contenidos (el diseño pensado, repensado y vuelto a pensar de contenidos digitales a partir de investigaciones con comunidades específicas). Pero realmente los valores que definieron dicho Kit son los que marcan el norte de Serifa actualmente. Para ellos, se puede trabajar y vivir de una carrera creativa; creen que en conjunto se pueden hacer mejor las cosas, sin pasar por encima de los otros. Lina lo explica así: “Cuando existe un gremio, se puede crecer sin pisotear a los demás; estudiar artes no es ser vago y poco serio […]. Nos hemos visto perjudicados por la falta de estandarización editorial y la falta de agremiación. Además de que hemos identificado por encuestas previas que hay una precarización muy grande”. Los miembros de Serifa siempre han pensado en desarrollar un proyecto que comunique estas ideas, que son las que los movilizan, estos valores son los que los motivan a seguir trabajando: “Queríamos nuestras propias reglas”, continúa Lina. “La empresa es una carcasa con la que tratamos con el cliente. Pero dentro de nuestra propia empresa tratamos de ser lo más justos con las personas que trabajan con nosotros”.

Además de encontrar un valor específico en diferentes modelos de negocio, también se toparon con que las herramientas administrativas no les funcionan en el día a día: toca hacer las tareas diarias y ahí la supuesta estrategia se queda en último lugar. Por eso, incluso las estrategias de precarización laboral son realmente lo que más llegaba a preocuparles: no tanto cómo lograr un objetivo administrativo, sino cómo lograr buenas prácticas laborales. Esa obsesión (sana), los ha llevado a convertirse en consejeros laborales; tal vez no han logrado mejorar el contexto general del trabajo en Colombia, pero al menos sí han ayudado a los contratistas editoriales y han empezado una comunidad que hay que cuidar y cultivar. 

Para resumir un poco esta historia, vale la pena destacar tres puntos para tener en cuenta, o por lo menos algunas conclusiones que yo saqué de mi conversación con Serifa: 

  1. El objetivo de una empresa no es un aspecto exclusivamente financiero cuando hablamos de vivir del arte: lo que hacemos lo hacemos por placer. 
  2. Un objetivo bien definido y hasta obsesivo nos puede llevar a desarrollar nuestro proyecto. Este no es necesariamente un camino claro y concreto, tal cual y como se muestra en un plan de negocio; se trata del camino adecuado que necesita nuestro objetivo. 
  3. La generación de una comunidad de creativos es necesaria si queremos mantener viva nuestra forma de vida. 

Por último, un par de sorpresas que me surgieron en nuestra conversación: 

SORPRESA 1: Los clientes se impactan con los valores que proponemos como artistas porque el cliente cree que uno tiene que estar ahí siempre para él, dispuesto a todo. Aun así, en Serifa hay claramente un objetivo pedagógico en cuanto a los clientes que contratan editores, correctores y traductores; la enseñanza es sencilla: deben entender que, sólo por cumplir metas absurdas, no van a pasar por encima de quienes desarrollan el proyecto.  

SORPRESA 2: Lina es insistente en cuanto a la precarización en el emprendimiento; y es muy importante darnos cuenta de los problemas que genera el sistema de contratación al que nos vemos enfrentados cuando somos independientes, pero también es importante notar a las muchas personas que quieren combatir estos problemas (lo que implica, como la sorpresa 1, educar a los clientes). 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close