¿Por qué marchamos los artistas?

Eso del artista bohemio e intelectual es una visión o expectativa social que muchas veces se ha discutido en cuanto a la función del artista en la sociedad. Ya hace unos años el mismo Bourdieu reconocía que la identidad bohemia con la que se asocia a los artistas tiene una relación directa con la participación política, especialmente desde la oposición al gobierno. 

Sin embargo la generalización es tan peligrosa como la doctrina, y mucho más si ésta se vincula a algo tan abstracto como “lo bohemio” (el mismo Bourdieu lo reconoce así). Obligar a un artista a seguir una u otra posición política es tan innecesario como insuficiente, pero al mismo tiempo, esta posición suele nacer directamente desde las necesidades expresivas de cada artista. 

Decir algo en contra de un gobierno, normalmente surge de los conceptos principales que trabaja cada artista dentro de su obra, lo cual nace naturalmente en cuanto a lo que está intentando decir o expresar. Es normal que en medio de tanta injusticia y abuso de poder por parte de los gobernantes surjan todo tipo de voces creativas en contra de las políticas que desarrolla un gobierno. Especialmente porque la sensibilidad artística logra ver las injusticias que personas egoístas utilizan para perpertuarse en el poder y quedarse con los réditos financieros que esto implica. O eso pensamos muchos que trabajamos en este sector y hablamos constantemente del tema. 

Pero exigirle a todo artista que sea político trae consecuencias nefastas porque en realidad cualquier individuo está en su derecho de defender cualquier política que quiera, y por esa razón cuando suben al poder personas afines a ciertas ideas de ciertos artistas, los aprovechan para promulgar sus ideas. Ya lo hizo Goebbels durante el nazismo y lo denunció Brecht múltiples veces mientras fue perseguido por toda Europa por tener ideas afines al comunismo. En épocas más recientes, esto se ha utilizado como dinámica de promoción política y precisamente el neoliberalismo se ha apropiado de la producción masiva de bienes artísticos para hacerlo a través de la música, el cine y la televisión. Una consecuencia de los que Benjamin llamó la “Era de la reproductibilidad técnica”. Muchos autores hoy en día denuncian cómo Estados Unidos utiliza a músicos de la lista Billboard y películas ganadoras de Oscar para a través de ellas poner las políticas del capitalismo salvaje como las salvadoras sociales. Es extraño, del otro lado, que Rusia no haya logrado una política del entretenimiento tan clara. 

En este sentido, pedirle a todos los artistas que tomen una posición política puede llegar a ser supremamente peligroso, porque cada individuo está en su derecho de defender la posición que quiera. Establecidos bajo la masificación de las disqueras, será difícil ver a Maluma o J Balvin defendiendo las posiciones anti-gubernamentales de una manera fehaciente. De hecho ya lo vivimos una vez cuando Metallica decidió demandar a Napster, cuando esta plataforma en realidad pudo haber sido su aliado y mientras tanto replicaban como loros las posiciones corporativas de su disquera (por algo muchos dejamos de ponerle atención a esta banda y lo siguiente que vimos fue una horrible banda sonora para otra película mega gringa).  

Mientras tanto en Colombia la mayoría de artistas han salido a marchar en contra de este gobierno de la creatividad, cansados de la Mentira Naranja, precisamente porque ésta no nos apoya en lo más mínimo sino que nace de modelos neoliberales que no queremos aceptar, y porque no nos van a meter los dedos en la boca con ese cuento cuando en Colombia existen tantos problemas sociales (de pobreza, salud y educación), de justicia (incluyendo la paz) y de modelos económicos viejos que necesitamos renovar. 

Así que muchos estamos replicando esa expectativa social del artista intelectual que participa en política, pero no por eso se le debe obligar a todo artista a que participe en política. Por lo pronto, yo me alegro de que los artistas tenemos este nivel de conciencia y sigamos aportando a esta lucha desde nuestras diferentes formas de expresión, lo cual le ha dado un carácter bien significativo al paro, que por lo menos este presidente supuesto defensor de la creatividad, debería estar escuchando si tanto le importa nuestro medio.

Mientras tanto una imagen de Diantres Estudio quienes han estado bien pendientes del paro. Manden más ilustraciones que nosotros seguiremos promoviendo esta marcha desde el arte:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close